Segunda mano, primera opción

14/12/2016

por Adriana Serrano

Si hace un par de años atrás me hubiesen invitado a una venta de garaje o a un mercado de ropa usada, le hubiese dado una mirada fulminante a esa persona. Y es que debo admitir que siempre tuve una percepción negativa ante la ropa usada. Pensaba que no estaría lo suficientemente limpia, que era de mal gusto y que todo lo que conseguiría sería de la época de antaño, haciéndolo inadmisible en tu propio clóset. Hoy en día, afortunadamente, la historia es completamente distinta.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Hace un par de años una amiga me invitó a un “Intercambio de Clóset” y aunque me parecía un poco extraño, me atreví a ir. La única condición era limpiar tu clóset y llevar todas aquellas prendas que ya no usabas, te dejaron de gustar o sencillamente no te quedaban por un par de kilos de más. Una vez llevada a cabo la tarea, llegue al intercambio con una maleta llena de ropa, una caja que se desbordaba de zapatos y una bolsa de escepticismo. ¿Cuál fue el resultado? Hice nuevas amistades, me deshice de todo lo inútil que estaba en mi clóset, vine a casa con un par de prendas nuevas sin gastar un centavo, pasamos una tarde divertidísima disfrazándonos como niñas y donamos el resto de la ropa a organizaciones que trabajan directamente con los más necesitados. Y es que, si lo piensas con más detenimiento, escoger artículos usados o de segunda mano tiene sus beneficios:

Young beautiful women shopping at the weekly cloth market

-Tu bolsillo te lo agradece, ya que la ropa usada tiende a costar muchísimo menos que la ropa nueva.

-¿No te ha pasado que al ir de compras, ves el mismo estilo de ropa una y otra vez? Esto es algo que no te pasará con la ropa usada. La mayoría de las prendas serán completamente únicas y te darán la oportunidad de utilizar tu creatividad y ser verdaderamente original, al integrarlo a tu estilo y no limitarlo a un solo look de temporada.

-Seguramente hayas escuchado la frase “Es que ya no hacen las cosas como antes” y es que con la producción en masa, la calidad de los artículos de consumo ha disminuido y las empresas en la actualidad se enfocan en producir al menor costo para obtener una mayor ganancia, sacrificando la calidad de materia prima, entre otras cosas. La ropa usada tiende a ser de mejor calidad ya que ha “pasado la prueba” con su primer dueño.

-Puedes encontrar verdaderos tesoros, solo tienes que armarte de paciencia e ir a los lugares indicados. Quien sabe, tal vez puedes encontrar aquel vestido de diseñador del que te enamoraste hace un par de años.

DSC_0017

-Es toda una experiencia. Así como yo pase una tarde divertidísima en el intercambio de clóset, al ir a tiendas o mercados de ropa usada te garantizo vas a pasar unas horas diferentes que seguramente te llevarán de paseo por el baúl de los recuerdos.

-Con el arribo de la moda rápida o “fast fashion”, se estima que el 85% de la ropa que compramos termina en los rellenos sanitarios, así que darle una nueva vida a algo que iba a ir al basurero es bueno para el planeta.

-Al ir a locales de segunda mano, aportas a la economía de tu comunidad. Estas organizaciones usualmente sirven con un propósito mayor que la mera ganancia, ya que generan mayor cantidad de trabajo local y usualmente tienen conexiones con asociaciones que ayudan a los más necesitados, a los que donan artículos que consideren no tienen un verdadero valor monetario, entre otras cosas.

Endless_closet_stitchup_extended_copy

Hoy en día la ropa usada sirve a un mercado enorme y diverso de consumidores, que están convencidos que comprar ropa de segunda mano es su primera opción. Y tú ¿La considerarías como la tuya? Te invito a que como yo, dejes atrás la percepción negativa y te atrevas a pasear por estos lugares, abrazando todos los beneficios que te pueden ofrecer los locales de ropa usada.

Adriana Serrano

COMENTARIOS (0):
Deja un comentario